“Soy voluntario para testear la vacuna de CanSino en Argentina”

16 febrero, 2021

Gabriel Esteban González, periodista de la agencia de noticias Télam, cuenta en primera persona el proceso que está viviendo como uno de los 1.400 voluntarios para el estudio de la Fase 3 de la vacuna del Beijing Institute of Biotechnology, de China.

González relata que se sintió motivado a ofrecerse como voluntario cuando en diciembre vio un anuncio de la Fundación Huésped sobre el inicio de un nuevo estudio de Fase 3 de la vacuna china, que sería llevado adelante en 11 centros de salud en el Área Metropolitana de Buenos Aires y Mar del Plata.
“En esa nota” escribe en una nota difundida por la agencia de noticias oficial, el infectólogo y director científico de la Fundación, Pedro Cahn, aseguraba que la vacuna de CanSino Bio “es un sistema similar a la de AstraZeneca, a la de Gameleya (Sputnik V) y a la vacuna de Janssen que también están montadas sobre adenovirus”; que el estudio en la Argentina alcanzaría unos 8.000 voluntarios; que paralelamente se desarrollan otros similares en Chile, México, Rusia y Arabia Saudita, sumando un total de 30 o 40 mil voluntarios; que en los estudios de Fase 1 y 2 de la vacuna en China participaron 616 personas, sin que se registraran efectos adversos serios”.
Una semana más tarde, el periodista fue entrevistado por teléfono por un profesional de Previvax -el centro de vacunación designado en la ciudad de Buenos Aires.
La Fundación Huésped, encargada de implementar el test en nuestro país, también le explicó a González que “la vacuna utiliza un enfoque de vector viral que toma un virus vinculado al resfrío común (adenovirus) al que se le agrega genéticamente una proteína propia del COVID-19 para poder ser reconocido por el sistema inmunológico y, así, generar inmunidad. Es decir que no incluye al virus real del SARS-CoV-2. Por este motivo, no es posible que una persona pueda infectarse de COVID-19 por la vacuna de este estudio, detalle que, obviamente, me aportó tranquilidad.
Asimismo, le indicó que “en cuanto a las características de la vacuna de CanSino Bio, es de una dosis y se conserva a temperatura de entre 2 y 8 grados -es decir, en una heladera común-. Por otra parte, es un estudio aleatorizado (si recibo la vacuna o el placebo dependerá del azar), de doble enmascaramiento (ni el voluntario ni el equipo investigador saben si recibió la vacuna o el placebo)”.
González repasa los beneficios ser voluntario: “además de sentirse útil en la lucha de la humanidad contra el Covid, el que recibió la vacuna y si está funciona, ya estará inmunizado mientras que el que recibió placebo, será vacunado al finalizar el estudio, en aproximadamente un año.”

Categorías: Sociedad

PUBLICAR COMENTARIOS