La Selección “Internacional” de China

27 septiembre, 2021

Por Lucas Gualda (twitter @sinoluc), especial para DangDai

China participará en el próximo campeonato mundial de fútbol con una alta proporción de jugadores nacidos en otros países, desde el brasileño Elkeson hasta el inglés Nico Yennaris.

Xi Jinping y yo compartimos un sueño en común, va, en realidad dos, pues ambos queremos prosperidad compartida, pero en el caso de este artículo me refiero al hecho de que China vuelva a jugar un mundial. La última vez que se vio la camiseta roja en la Copa del Mundo data de 2002, año en que al ser Japón y Corea países organizadores, Asia contó con cupos adicionales, permitiendo al equipo de la CFA (Chinese Football Association) colarse entre la élite mundial que en ese invierno vio consagrarse al gran Ronaldo Nazario y su verdeamarelha.

Y tiene sentido mencionar a Brasil, pues si algo caracteriza a la selección China que en estos meses que restan hasta Qatar jugará ocho encuentros clave, es que se conformará sin dudas con jugadores nacidos y criados en nuestro país vecino. El principal motivo de que esto así es debido a que han sido la materia prima más a mano a la hora de reforzar los planteles de los equipos que se disputan la Superliga China, torneo que este año ha estrenado un nuevo formato, además de la particularidad de que el club campeón de la última edición, Jiangsu Suning, no forma parte de la misma.

La figura de esta renovada selección es sin dudas Elkeson, el mejor jugador que ha visto el torneo en la última década, uno de los máximos responsables de la hegemonía compartida entre el Guangzhou Evergrande y el Shanghai Port, o mejor, permitió a estos últimos arrebatarles por un año el dominio a los de Cantón. Vistiendo la casaca china, el delantero brasileño anotó 4 goles, pero en partidos contra Maldivas y Guam, selecciones que no han representado un desafío alguno para el 11 dirigido por el legendario Li Tie.

Siguiendo con los ejemplos, se encuentra el también brasileño Alan Carvalho, también conocido como Alan, el cual se desempeña también como delantero, y ha sido compañero de armas del mencionado Elkeson en el club sureño.

Junto a ellos se suma en el mediocampo un jugador de origen inglés, Nico Yennaris, nativo de Leytonstone (suburbio londinense, de donde es oriundo también David Beckham) formado en las inferiores del Arsenal, y que llegó a jugar en la primera de dicho equipo, para luego recalar en clubes de categorías menores hasta despertar el interés del Beijing Guoan (el mejor equipo de China, aunque los resultados no lo confirmen). La madre de este muchacho es china, lo que le permitió acceder rápidamente a la nacionalización, sumándose a la selección en 2019, mismo año en que llegó al club capitalino.

Similar caso es el de Tyias Browning, jugador originario de la ciudad de Liverpool, actual defensor central del Guangzhou Evergrande (y por tanto, compañero de los anteriores mencionados Elkeson y Alan), y cuya abuela cantonesa le permitió sumarse al seleccionado nacional.

Y a estos jugadores que ya han hecho su debut, se han sumado en los últimos meses otros que aún no han sido convocados, pero se espera que brevemente lo hagan. Tales son los casos de Pedro Delgado (juega para el Shandong Taishan), Ricardo Goulart (Guangzhou Evergrande), y Fernandinho Paulista (Hebei Fortune).

Esto no es algo novedoso, pues las distintas asociaciones nacionales están manejándose dentro de los límites marcados por FIFA. Tales son que los deportistas convocados hayan nacido en el territorio al cual pertenece la asociación, o que sus padres biológicos u abuelos hayan nacido allí; también que hayan vivido más de 5 años en dicho lugar siendo mayores de 18 años; se descuenta obviamente el hecho de que no hayan disputado partidos con la selección mayor de otras asociaciones.  Lo que pasó en los últimos años es que se ha acelerado la tendencia. Varios seleccionados, sobre todo los de aquellos países cuyas ligas atraen a jugadores de segundo y tercer tier, por su sueldo, y que jamás serían “elegibles” para ser parte de los 23 de su selección nacional, se apoyan en estos cracks para sumarlos a sus filas.

Para mencionar un ejemplo, Qatar, país organizador del próximo mundial, hace años contó con varias figuras de la Stars League en su selección nacional, tal es el caso del uruguayo Sebastián Soria, quien es además el goleador histórico con 40 tantos. Aunque debo destacar que el último campeón de la Copa Asiática actualmente salvo por un defensor (Ro Ro, brasileño) hoy se integra en su totalidad por nativos qataríes.

Aunque en el caso chino, será un poco más difícil detectar a los jugadores nacionalizados, pues ellos deben “sinificar” su nombre para poder acceder a la ciudadanía, y en definitiva, para integrar la selección de fútbol. Entonces Elkeson ahora es 艾克森 (Ai Kesen) , Alan 阿兰 (A Lan),  Nico Yennaris 李可 (Li Ke), y Tyias Browning 蒋光太 (Jiang Guangtai).

Lo que viene para China en las eliminatorias

El seleccionado chino clasificó “in extremis” a la ronda final de la eliminatoria de la AFC, como segundo de su grupo detrás del seleccionado Sirio. Pero en esta etapa, dividida en 2 grandes zonas, la disputa es mucho más intensa. El grupo B, al cual pertenece China, lo integran también Australia, Japón y Arabia Saudita, tres titanes del fútbol asiático. Completan la zona Omán y Vietnam. El panorama tras dos partidos es sombrío. La selección perdió por goleada ante los Socceroos, y por el mínimo margen ante Japón. Los dos primeros de cada zona sacan su pasaje directo a Qatar, mientras los terceros disputarán un repechaje por la gloria.

La Superliga sin campeón defensor

El año pasado la liga vio coronarse a un equipo que no fue ni de Guangzhou, ni de Shanghai. Se trata del Jiangsu Suning, el cual tuvo su hogar en Nanjing. Y digo tuvo, pues el paso siguiente a levantar el trofeo, fue colgar el cartel de quiebra. El triunfo del club cuyos accionistas también comandan a otro campeón defensor, el Inter de Milán, es el símbolo del fin de una era en el fútbol chino. El paso hacia una competición más sustentable, con topes salariales realistas, ha sentenciado de muerte a la Superliga como destino “de retiro” para figuras internacionales. No ayudó la pobre performance de los equipos a nivel internacional, a excepción quizás del Guangzhou Evergrande que llegó a disputar el Mundial de Clubes tras vencer en la AFC Champions League, aunque en los últimos años todo ha sido mediocridad.

Categorías: Deportes

PUBLICAR COMENTARIOS