Amituoyo

Sociedad

El chino Wu ve el frío en Rosario, pero lo sufre menos que los locales porque ya pasó cosas mucho peores como los tifones de las terrazas de Longji, en el pueblo de Ping, sudeste de China, donde trabajó su abuelo, y donde él mismo estuvo en la década de 1960, en plena Revoución Cultural. Esta crónica de Marcelo Scalona en Página12 da cuenta del personaje que hoy vive del cartoneo y de su experiencia en la ciudad santafecina.