La primera reunión de Cristina, con China

Actualidad

alt

La primera actividad de Cristina Fernández de Kirchner como nueva vicepresidenta de la Nación Argentina, fue recibir en su despacho del Senado nacional al enviado especial del presidente XI Jinping y vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Arken Imirbaki; al embajador de China en Argentina Zou Xiaoli y a Lan Hu, Subdirector General de América Latina y el Caribe de la Cancillería.

La reunión tuvo lugar un día después de que el nuevo presidente argentino, Alberto Fernández, se reuniera con el mismo Arken Imirbaki.

Hoy, al referirse a su política exterior, en su primer discurso como presidente, Alberto Fernández habló de “un contexto internacional convulsionado” y señaló que “Argentina no debe aislarse y debe integrarse a la globalización, pero debe hacerlo con inteligencia, preservando la producción y el trabajo nacional”.

Asimismo, el flamante presidente agregó que “pondremos en marcha una integración plural y global. Plural, porque Argentina es tierra de amistad y relaciones maduras con todos los países. Global, porque esa integración es con el mundo y con lo local a la vez. Una Argentina inserta en la globalización, pero con raíces en nuestros intereses nacionales —ni más ni menos como lo que hacen todos los países desarrollados que promueven el bienestar de sus habitantes— nuestra Cancillería estará concentrada en conquistar nuevos mercados, motorizar exportaciones, generar una activa promoción productiva de inversiones extranjeras directas, que contribuyan a modificar procesos tecnológicos y a generar empleo”.