Modernización, apertura e innovación de cara al 2049

Contribuciones

alt

El nuevo Comité Central, con Xi al centro

Por M. Francesca Staiano (*) especial para Dang Dai

El miércoles 18 de octubre, 2.287 delegados, que representan a más de 89 millones de miembros del partido y las cuatro millones de organizaciones asociadas, llegaron a Beijing para asistir al 19º Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), cuyo trabajo ha durado hasta el miércoles 25 de octubre. En la agenda estaba la elección de un nuevo Comité Central y la definitiva afirmación de la autoridad del presidente Xi Jinping sobre el partido y sobre el estado para al menos otros cinco años.

 

 

Los participantes han discutido las reformas para los próximos años y también han elegido un nuevo Comité Central, que permanecerá en el cargo durante cinco años. Este organismo es la máxima autoridad de gobierno del partido y en la actualidad consta de más de 200 miembros permanentes y al menos 168 suplentes por turno. Sin embargo, su composición numérica no es fija y puede cambiar en cualquier  congreso. El nuevo Comité Central es el encargado, formalmente, de elegir la nueva oficina política del partido, más conocida como el Politburó. A su vez, el Politburó elige, entre sus miembros, a los del Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista de China, el verdadero corazón del poder en China. Este organismo está actualmente compuesto por siete miembros y ve la presencia tanto del presidente chino Xi Jinping como del primer ministro Li Keqiang, con los nuevo integrantes Wang Yang, Wang Huning, Han Zheng, Zhao Leji y Li Zhanshu.

 

Las palabras clave de los temas de este Congreso son modernización, innovación y apertura.

 

El Presidente Xi Jinping inauguró el Congreso con su discurso, en el cual ha hecho hincapié en la necesidad de cumplir la “modernización” socialista para el año 2035: el plan se compone de una primera etapa que el PCCh ha previsto para el período entre el año 2020 (los 100 años del Partido Comunista) y el 2049 (los 100 años de la República Popular China). El Presidente Xi ha denominado este plan como la "visión estratégica del PCCh para desarrollar el socialismo con características chinas en la nueva era". Tan importante ha sido esta definición que el Partido Comunista Chino la ha incluido en su constitución, precisamente se ha inscripto “el Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era". Justo el 17 de Octubre el gobierno chino había declarado a través de la agencia de prensa oficial nacional Xinhua su “derecho a no ser una democracia en el sentido occidental”.

 

También, el Presidente Xi ha subrayado cómo la contradicción más importante de la sociedad ha cambiado y está representada por la “creciente demanda del pueblo de una vida mejor y el desarrollo desequilibrado e insuficiente". La importancia del pueblo en un sentido no convencional con respecto a la idea occidental, es crucial en la acción del Partido que tiene que organizar la vida de más de mil cuatrocientos millones de habitantes. Es importante destacar los desafíos que el gobierno enfrenta, como la pobreza extrema, el gap entre la calidad de la vida en las grandes ciudades de la costa y los pueblos del interior, la contaminación, una enorme masa de trabajadores migrantes que no tiene acceso a los servicios básicos de educación, salud y derechos laborales. La modernización del Partido se refiere también a la gran acción anticorrupción que ha llevado a cabo el Presidente Xi, sobre todo en el ámbito militar, para que el pueblo no pierda confianza en las instituciones. De hecho, los delegados en el 19 ° Congreso también designaron a los 133 miembros de la Comisión Disciplinaria, el organismo responsable de investigar los episodios de corrupción y en la Constitución se ha marcado el liderazgo "absoluto" del Partido en el Ejército.

 

La “innovación” es la clave para avanzar con el progreso de la sociedad china, en el campo del desarrollo, así como “estrategia para construir un sistema económico modernizado”. Hace mucho que el Presidente Xi habla de la necesidad de pasar de un made in China a un designed in China y este cambio en parte ya es una realidad, si pensamos a empresas líderes en el campo de la comunicación como Huawei y Alibabá, y otras teconologías de vanguardia. China, entonces, apunta a la construcción de una clase de nuevos profesionales que se desempeñen en ciencia y tecnología.

 

Finalmente, mencionamos la “apertura”: la política de la puerta abierta inaugurada por Deng Xiaoping en  1979 se amplía aún más con el Presidente Xi Jinping, quien afirma que “China será cada vez más abierta”. Esta apertura se refiere, por un lado, a la necesidad de atraer inversiones extranjeras en China, con la nueva formula de la “lista negativa”, es decir materias en las cuales el gobierno no acepta inversiones extranjeras; por otro lado, la apertura hace hincapié en la globalización, no sólo económica. Esta se ha expresado en muchas iniciativas de China: por ejemplo, los BRICS y el megaproyecto de las Nuevas Rutas de la Seda (terrestre y marítima), con los cuales el país apunta a la creación de un nuevo orden mundial, que sea más equilibrado y que pueda afirmar con más fuerza la voz de los países del Sur, en un entendimiento de cooperación y ganancia mutua. En la Constitución enmendada se hizo también referencia a la Iniciativa Belt and Road, que demuestra cómo se considera estratégico el proyecto gobal de China y al papel "decisivo" del mercado en la distribución de recursos.

 

Es interesante notar la conexión y el uso de estas tres palabras también en el I Foro Académico de Alto Nivel entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (CELAC) y China y el IV Foro Think Tank China-América Latina y Caribe que se han celebrado 17 y 18 de Octubre en Santiago de Chile, justo al margen de la apertura del Congreso. El foro ha reunido a representantes de los Gobiernos de Chile, El Salvador y Uruguay, académicos de muchos países de la región y especialistas chinos de la Academia China de Ciencias Sociales. Considerando que la República Popular China está muy atenta para que no haya eventos que se superpongan al Congreso del PCC, no es una casualidad que en el mismo día del Congreso se hayan llevado a cabo estos dos importantes foros: es como si fuera necesaria una eco para estas tres palabras para llegar a la parte del mundo que más encarna la necesidad de un nuevo orden impuesto por el Sur: Latinoamerica.

(*) La doctora María Francesca Staiano es coordinadora del Centro de Estudios Chinos IRI-UNLP