Una gran experiencia con sinólogos del mundo

Contribuciones

alt

Desde el 3 al 26 de septiembre últimos se realizó en Shanghai un Programa de visitas para jóvenes sinólogos del mundo, a cargo de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai, del cual participó, como representante de América Latina y Argentina en particular, la politóloga y profesora de chino mandarín en el Centro Universitario de Idiomas (CUI) Lucía Fernández. Integrante del Centro de Estudios en Ciudadanía, Estado y Asuntos Políticos (CEAP) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, donde se encarga sobre todo de las investigaciones sobre la República Popular China, Fernández escribió para Dang Dai sobre esa experiencia.

 

-Por Lucía Fernández (*)

El Programa se centró en Shanghai pero incluyó también actividades en Beijing, Xi'an y Zhejiang, y se prevén nuevas ciudades para el que se hará el año próximo.

En Shanghai, cada joven, ayudado por un tutor de la Academia de Ciencias Sociales local debió entregar un avance del trabajo realizado. Las presentaciones se realizaron por grupos temáticos: lengua y literatura, economía, diplomacia, relaciones internacionales, Ruta de la Seda e historia y versaron sobre intercambios económicos, relaciones diplomáticas, escritores, y diferentes temáticas en la mayoría de los casos relacionadas al país de origen, en idioma chino.

Quienes lo integramos proveníamos de Zambia, Italia, Canadá, Japón, Serbia, Moldova, Reino Unido, Bélgica, Egipto, Bahrein, Bielorusia, Rusia, Filipinas, Grenada, Laos, Vietnam, Turquía, Pakistán, Rumania, Mauricio, Libia, Myanmar, India, Israel, Kirguistan, Polonia, Afganistán y Argentina. Y asistimos a una semana de intensas clases de cultura, historia, economía y diplomacia, seguido de la presentación de un trabajo de elaboración propia, visitas y viajes al interior.

Visitas

Entre las visitas, cabe mencionar las que hicimos al Tribunal de Justicia de Shanghai, donde nos explicaron las instancias judiciales y el sistema penal, y al Museo del Primer Congreso del Partido Comunista Chino. El 23 de junio de 1921 se llevaba a cabo en esa ciudad y esa vivienda ahora refaccionada el primer Congreso Nacional del PCCh, en el cual trece delegados locales promediando los treinta años, entre los que se encontraban un precoz Mao Zedongy dos delegados de la Internacional Comunista, fundaban en la que ahora es la casa museo de la calle Xingye N° 76 el mismísimo partido que en estos mismos celebra su 19 Congreso.

Un párrafo especial merece la isla ecológica de Chongming. A pocas horas de Shanghai, con una reserva natural de 241.55 km2, un centro educativo moderno e innovadoras prácticas de saneamiento y cultivo natural de frutas y hortalizas se impone como lugar de descanso y desafío natural frente a la gran ciudad. Buscan también instalarse como el corazón de la "industria verde": turismo, cultura, procesamiento de datos, investigación de software, cultivos naturales, medios, priorizando la naturaleza del lugar.

Por otro lado, compartimos actividades deportivas y artísticas en un centro cultural modelo en el corazón de la ciudad. Allí, en grandes números, las personas del barrio se acercan a realizar artesanías, toman lecciones de música, baile, caligrafía, juegan ping pong, miran películas y demás actividades.

Vistamos también la que es promocionada como la arquitectura del futuro, la empresa TEC lidera en Shanghai, encargada de la construcción de rutas, puentes, túneles, subtes, jardines, edificios, entre otras obras. Y asimismo, la Compañía Shanghai Electric, que produce con fuentes diversificadas (nuclear, eólica, gas, hidráulica, etc.) una importante porción de la energía del país y el extranjero.

Finalmente, recorrimos el mercado de valores de Shanghai -que opera crecientemente junto al de Hong Kong- la zona financiera y el río Huangpu.

Otras ciudades

Al final del Congreso, se realizaron dos viajes hacia el interior del país. Uno a antiguos pueblos de agua y a la montaña Amarilla en la provincia de Anhui, y otro, a la capital mundial de la porcelana: Jingdezhen. Allí visitamos museos, campos de arroz y asistimos a charlas de profesionales que disertaron sobre el antiguo arte de la porcelana a lo largo de las dinastías.

Acompañados por profesores de enorme calidad humana y compromiso, entre un grupo de jóvenes pertenecientes a diversas universidades y centros de estudio y pensamiento del mundo, con el ojo puesto en la Nueva Ruta de la Seda pero con variada participación y procedencia, discurrió en chino el Programa de visitas para jóvenes sinólogos a lo largo de veintitrés intensos y laboriosos días.

El último día del Encuentro, nos encontramos en Jingdezhen con la delegación de jóvenes de Beijing y compartimos una cena juntos. Fue, ciertamente, una enorme experiencia.

*Un agradecimiento especial para el Dr. Jorge Malena, quien además de abocarse a su tarea con admirable diligencia y profesionalismo, tiene siempre la generosidad de permitir y alimentar la formación de jóvenes.