Anuncio
Comunidad | Sociedad | Educación e Idioma | Ciencia y Tecnología | Turismo | Contribuciones | Guias | Agenda | Nosotros | Radio | Contacto | Revista

Xi Jinping y el futuro argentino

Actualidad

Fernando Vilella, especialista en agronegocios, más específicamente con China, sostiene en Clarín Rural que “el hecho político internacional más relevante del año que impacta directamente en nuestro futuro económico y comercial, fue el XIX Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), donde el líder político más poderoso de la actualidad, Xi Jinping, consolidó su liderazgo por los próximos 5 o 10 años” y recuerda que “hace 6 años que China está esperando una repuesta del Mercosur a la oferta de generar acuerdos comerciales y de inversión que incluyan necesidades de las partes y establezcan lazos a largo plazo.”

- El futuro, en manos de Xi Jinping

Por Fernando Vilella

El hecho político internacional más relevante del año que impacta directamente en nuestro futuro económico y comercial, fue el XIX Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), donde el líder político más poderoso de la actualidad, Xi Jinping, consolidó su liderazgo por los próximos 5 o 10 años. China, con 1.340 millones de habitantes, 89 millones de miembros del Partido y 2.000 congresistas concentra el poder político y comercial en 7 miembros, que hoy responden claramente al presidente Xi.

¿Porque fue tan importante el Congreso? Porque reconfigura y aggiorna los objetivos políticos, económicos y sociales de la nación más poblada del planeta, la que contiene la mayor clase media mundial (300 millones) que se duplicará en 7 años, la que planea ser la líder mundial en el centenario de la revolución de 1949.

Un líder amigable que genera avances sobre acuerdos y no prepotencia imperial. Y desde el punto de vista de nuestros países, la que con su demanda creciente en cantidad y calidad de alimentos cambió los términos de intercambio de los mismos en la última década y media. Demanda potenciada por sus vecinos beneficiados por la estrategia de la Franja y la nueva Ruta de la Seda.

Lo central de lo aprobado es la reformulación del modelo socialista de estilo chino, donde se combina una presencia excluyente y el liderazgo del PCCh en lo político y una defensa a fondo de la Globalización y el Libre Mercado. Incluyendo la necesidad de dar el ejemplo y reducir todas las restricciones comerciales y de flujo de inversiones tanto hacia dentro, como hacia afuera de su territorio. Es decir, abrir el mercado de China a productos, por ejemplo alimentos, de mayor valor agregado.

Xi Xinping ha logrado introducir sus pensamientos en el Estatuto del partido a igual nivel que Mao y por encima de Deng. Lo relevante es la sustantiva modificación de “la contradicción principal”, columna política decisoria en la tradición marxista.

En 1949 era “el pueblo contra el imperialismo, el feudalismo y los restos de las fuerzas del Kuomintang”. Luego, en los 60, “el proletariado contra la burguesía”; en el periodo de reformas -en 1981- fue “las crecientes necesidades materiales y culturales frente a la atrasada producción social” que promovió los cambios económicos y reformas tan exitosos en las últimas décadas. Pero eso hoy no alcanza y será entre “las necesidades crecientes del pueblo de una vida mejor y un desarrollo desequilibrado e insuficiente”.

Este concepto se basa en superar la gran heterogeneidad de calidad de vida que hay entre campo y ciudad, entre industrias antiguas y modernas, industria y servicios y la costa y el interior. Se proponen hacerlo en dos pasos, uno al 2035 construir una “sociedad moderadamente próspera”, y luego afianzarse como la gran potencia al 2050. Esos 600 millones de personas a sumar a los beneficios ya obtenidos por el resto de los chinos, tiene un enorme impacto en sus demandas de todo tipo.

Siempre la primera será, como hasta ahora, la de alimentos de mayor calidad. Pero China tiene 7 veces menos tierra cultivable y 10 veces menos agua dulce per cápita que Argentina. Esa contradicción entre propósitos y posibilidad material es esencial para entender el nuevo concepto de Seguridad Alimentaria china. Pasó de vivir solo con lo nuestro a generar acuerdos a largo plazo con proveedores internacionales confiables.

La nueva estrategia en seguridad alimentaria ya está funcionando desde hace algunos años, importando alimentos en forma masiva, asegurando originación de granos en países productores, comprando el mayor frigorífico de cerdos de EE.UU. o asociándose a australianos y neozelandeses en negocios de carne vacuna, ovina y leche.

Desde la muerte de Mao, se pasó de solo 7 kg. de carne per cápita a más de 70 kg., a los que hay que sumar otros 35 de piscicultura, de producir 8 millones de toneladas de carnes a 143, multiplicando por 18 el consumo, aunque todavía faltan sentar en la mesa, tal como se propone XI, centenares de millones de chinos. Todas estas carnes se producen con alimentos balanceados formulados con dos partes de maíz y una de soja.

En los 90 alcanzaba con su producción de soja, igual a la actual, de 12 a 15 millones de tns. En 2003 importaron 15 millones de tns. y el año pasado sobrepasaron los 90. ¿Qué pasará en el futuro si hay 600 millones de comensales adicionales, duplicando su actual consumo de proteínas animales? El maíz, que hasta hace pocos años le alcanzaba para su consumo, ya tampoco alcanza. La soja provendrá en un 65 % del Mercosur original.

Hace 6 años que China está esperando una repuesta del Mercosur a la oferta de generar acuerdos comerciales y de inversión que incluyan necesidades de las partes y establezcan lazos a largo plazo. Hay una gran oportunidad para nuestros países con estos acuerdos, según predican hace años Félix Peña y Jorge Castro, entre otros.

Las próximas reuniones de la OMC y el G20 deberían ayudar a generar una estrategia común sudamericana que permita lograr simetría en la negociación y mayores logros para nuestras naciones en comercio e inversiones.

El ciclo de estabilidad de políticas chinas que coinciden con las propias, según parecen emerger de la última elección, generan un espacio para pensar un futuro de ganancias mutuas.

 

NEWSLETTER DANG DAI

Puede recibir newsletters en su correo registrándose en forma gratuita:

Anuncio
Anuncio
Anuncio

DE ACÁ A LA CHINA

ENCUESTA

¿Qué le atrae más de China?