Anuncio
Comunidad | Sociedad | Educación e Idioma | Ciencia y Tecnología | Turismo | Contribuciones | Guias | Agenda | Nosotros | Radio | Contacto | Revista

El Puente Roto

Contribuciones

El intelectual chino residente en Argentina Pablo Chen nos refiere el cuento tradicional El Puente Roto, una historia de amor fantástico que fue representada por la Ópera Wu en Buenos Aires, en febrero de 2012.

Esta es una historia folclórica de Zhijiang. La tradición cuenta que vivían en la Montaña Emei la serpiente blanca y la serpiente verde. Como les gustaba mucho el hermoso paisaje de la tierra se transformaron en bellas mujeres. La serpiente blanca se llamó Bai Suzhen y la verde, Xiaoqing. Un día fueron al Lago de Oeste de Hangzhou (capital de Zhejiang), y al llegar al famoso Puente Roto comenzó a llover. Cuando se refugiaron de la lluvia bajo un sauce apareció un joven vino con un paraguas a la mano. Viendo que había dos mujeres bajo el árbol, Xu Xian les prestó su paraguas y llamó un barco para enviarles a casa. Irremediablemente Bai Suzhen se enamoró del joven y le pidió que al día siguiente fuera a su casa a recuperar el paraguas.

 

Xu Xian cumplió, Bai le agradeció su ayuda y en la charla supo que los padres de Xu Xian habían muerto y él vivía con su hermana y trabajaba en una farmacia. Bai Suzhen le pidió a Xu Xian que se casaran y él accedió. Bai Suzhen, era hábil en la medicina, ayudó a Xu Xian abrir una farmacia propia, en la que curó a muchos pacientes.

Pero entonces apareció Fahai, monje que vivía en un templo cercano, quien sabía que Bai Suzhen era una serpiente. Creyendo que dañaría al joven humano, le dijo a Xu Xian que su esposa era una serpiente, pero Xu Xian no le creyó. Entonces le propuso conseguir el vino realgar y persuadir a Bai Suzhen a beberlo en el Festival de Barco de Dragón, sabiendo que la serpiente tenía mucho miedo de ese vino.

Xu Xian no creyó las palabras de Fahai, pero convenció a Bai de beber un poco. Como ella se sintió mal, la dejó en la cama, fue a conseguir alguna sopa que la mejorara y al volver vio horrorizado una serpiente grande blanca sobre la cama. El susto fue tan grande que Xu Xian murió.

Cuando Bai Suzhen despertó vio a Xu Xian muerto y la desesperación de apoderó de ella. Pidió a Xiao Qing que se quedara con el cuerpo de su esposo y fue a la Montaña de Hadas para conseguir ganoderma, lo único que podría salvar la vida de Xu Xian. En su viaje tuvo una lucha feroz con el guardián de la montaña, pero conmovido por el amor de Bai Suzhen, el Hada Anciano le dio la ganoderma.

En aquel tiempo, Bai Suzhen ya estaba embarazada. Ella fue a la Montaña de Hadas, pero fue parada por

Xu Xian resucitó lleno de temer, pero Bai Suzhen logró convencerlo de que no era una serpiente. Entonces el sacerdote Fahai lo llevó al templo y lo encerró allí. Bai Suzhen y Xiao Qing lucharon con Fahai para salvar a Xu Xian, pero Bai Suzhen fue derrotada.

Xu Xian, mientras, consiguió la ayuda de un monje joven para escapar del templo. Corrió y encontró a su esposa en el Puente Roto. En su camino de regreso ella había llegado de nuevo a aquel lugar y allí sintió una melancolía devastadora al recordar la escena en que encontró por primera vez a Xu Xian. Al ver llegar a su amor, le confesó que era una serpiente. Pero entonces Xu Xian ya comprendía el sentimiento profundo que lo unía a él, y prometió que vivirían juntos hasta el final de su vida, sin importar que ella fuera una serpiente. Volvieron a su casa y poco después Bai Suzhen dio a luz a un hijo y fueron felices.

Pero cuando el hijo tuvo un mes reapareció Fahai e ignorando las súplicas de Xu Xian, encerró a Bai Suzhen bajo la Torre Leifeng cerca del Lago Oeste. La fiel Xiao Qing logró escapar a la Montaña Emei, allí practicó sus habilidades de lucha con enorme esfuerzo.

Regreso para terminar la historia derrotando definitivamente a Fahai y liberando a Bai Suzhen de la torre.

Los turistas que visitan el Lago Oeste, en el centro de Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, no pueden dejar de recordar la pasión entre Xu Xian y Bai Suzhen.

pagoda%20leifeng.jpg

La pagoda de Leifeng, junto al Lago Oeste.

 

 
Anuncio
Anuncio

DE ACÁ A LA CHINA

ENCUESTA

¿Qué le atrae más de China?