Anuncio
Comunidad | Sociedad | Educación e Idioma | Ciencia y Tecnología | Turismo | Contribuciones | Guias | Agenda | Nosotros | Radio | Contacto | Revista

La versión democrática del poder en China

Contribuciones
El coordinador del Instituto Argentino de Estudios Geopolíticos (IADEG), Alfredo Caporaletti, escribió especialmente este artículo en el que, en base a declaraciones de Li Junru, del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva del Pueblo de China (CCPPCh), defiende el modelo político y de gobierno que rige en el país asiático. Según Li, mientras la Asamblea (legislativa) encarna la democracia electoral con el dominio del comunismo, la existencia de la CCPPCh permite velar por los derechos de los sectores representados por otras organizaciones “participantes”
.

Nos hemos acostumbrado a leer y escuchar que los chinos le deben al mundo un sistema democrático de representación para ser una potencia deseable. Y, para ello, cada hecho: un conflicto social o cuestiones de corrupción son ofrecidos como originados en tal falta. Por ahora, quiero dejar en boca de los dirigentes o académicos la explicación de cómo es la vida democrática en China.

Hace unos días, el periodista Yao Bei, en una entrevista con Li Junru –miembro del comité Nacional de la Conferencia Consultiva del Pueblo (CCPPCh)- le hace varias preguntas. Entre ellas, extractamos dos que me parecen explican el funcionamiento institucional de la democracia china y las ventajas de la cooperación multipartidaria.

“La historia de la civilización humana nos ha dejado inspiraciones sobre tres formas de democracia: por elecciones, por consultas y por negociaciones”, dijo Li. Apunta que durante muchos años, la democracia caracterizada por la consulta popular no ha atraído la atención del mundo, y sobre todo de los propios chinos. “Después del Movimiento del 4 de mayo de 1919, China mostró un mayor interés por la democracia occidental: las elecciones”, recalcó.

Durante los años 60 y 70 del siglo pasado, en los países donde se llevaban a cabo elecciones democráticas tuvieron lugar muchos cambios: el pueblo se mostraba indiferente ante el proceso electoral y disminuyó considerablemente la tasa de participación. “Ciertamente, se puede elegir a un líder político mediante elecciones. Pero los electores se desesperan al ver que los dirigentes elegidos no gobiernan conforme a los compromisos contraídos previo a su elección, sino a los intereses de su grupo. Además, estos comicios no pueden resolver el problema ético. Tomemos algunos ejemplos: Veamos a Adolf Hitler; aunque fue elegido, era un dictador tremendamente racista y extremista. También fueron muy sonados los escándalos del presidente norteamericano Bill Clinton y del primer ministro italiano Silvio Berlusconi”.

Estos problemas hicieron reflexionar a los políticos sobre si las elecciones son una forma democrática perfecta. El sociólogo y filósofo alemán Jürgen Habermas sostiene que la democracia electoral debe integrarse con la consultiva, para que los ciudadanos puedan participar en el diálogo antes y después de las elecciones.

“Siempre he dicho que la democracia electoral puede garantizar realmente los derechos del 51% de las personas a expensas del otro 49%. La creación de este régimen resulta muy ingeniosa. Aparentemente los derechos de todos son asegurados, pero de hecho sólo lo hacen para el 51%, no así para el 49% restante. La APN de nuestro país encarna la democracia electoral. A la vez, la existencia de la CCPPCh permite que los derechos del otro 49% puedan estar representados a través de las consultas. La combinación de la democracia electoral y la consultiva implementada en China contribuye a garantizar los derechos de 100% del pueblo”.

¿Por qué cooperación multipartidista en lugar de multipartidismo?

Li: “El multipartidismo se caracteriza por las elecciones competitivas, mientras que nuestra cooperación multipartidista organiza a todos mediante la democracia consultiva. El Partido Comunista de China es el partido gobernante y ocho partidos no comunistas son los participantes. Por ello, el PCCh y las demás formaciones políticas democráticas no mantienen las típicas relaciones entre el partido gobernante y la oposición, sino entre el partido gobernante y los participantes”.

¿Cómo participan los partidos democráticos en la administración estatal? Los partidos democráticos comparten el poder estatal, participan en la consulta sobre la elaboración de las políticas y principios estatales de importancia cardinal y toman parte en la administración de los asuntos estatales y la formulación y aplicación de los principios, políticas, leyes y reglamentos legales del Estado. Antes de cada sesión plenaria, el Comité Central del Partido Comunista de China consulta con los dirigentes de los demás partidos democráticos. Estos pueden discutir todos los documentos del Estado con anticipación, incluido el Informe sobre la Labor del Gobierno. “Es la participación de más alto nivel”.

Por otra parte, la CCPPCh es un órgano donde los partidos no comunistas trabajan juntos y una plataforma para la participación democrática en los asuntos estatales. “La sesión de la presente Conferencia utilizará mejor esta plataforma para ampliar los canales de democracia consultiva. En la sesión pasada, los miembros estudiamos el desarrollo cultural y sometimos luego nuestros acuerdos al Comité Central del PCCh, para su toma de decisión. A las reuniones también invitamos a expertos y eruditos de arte y cultura de algunas instituciones de investigaciones académicas, quienes no eran miembros del máximo órgano asesor político. El año pasado, la CCPPCh prestó también mucha atención a la opinión pública en Internet y, por medio de foros y diálogos, intercambió opiniones con los cibernautas. La CCPPCh no sólo es un órgano por el cual los miembros realizan consultas con el Comité Central del PCCh y el Consejo de Estado, sino también un canal que permite la participación de sus expresiones por parte de las masas populares.”

Por Alfredo Caporaletti
 
Anuncio
Anuncio

DE ACÁ A LA CHINA

ENCUESTA

¿Qué le atrae más de China?